Imagen-sello-fund-libertad

Spanish English Portuguese
19 Mar 2018

Día del Padre

 
Ningún día mejor que hoy para rescatar este texto de nuestra querida Sol Eton. Se escribió cuando el Padre José María aun vivía y refleja la fuerza y la energía con la que vivió y transmitió a todos sus hijos.

EL PADRE DE CENTENARES DE HUÉRFANOS

El Padre José María (Guimarães, 27-11-1933) dirige la Casa do Gaiato de Maputo. Un lugar donde 152 niños huérfanos conviven y se forman hasta alcanzar la autosuficiencia, que se alcanza cuando necesitar a los demás no es síntoma de debilidad: “Se trata de cuidar a los chicos físicamente, al tiempo que crecen aprendiendo a valerse por sí mismos”. Al frente del timón, junto a él, su inseparable hermana Quiteria:  “Cuando conocí a Quiteria en Brasil, le pedí que me acompañase porque sabía que nos íbamos a entender, a pesar de que ella era muy revolucionaria”, comenta dejando que la risa le interrumpa. 

La vida del Padre José María, digna de una novela, quedó ligada para siempre a Mozambique cuando en 1989 se instaló, a petición del Gobierno mozambiqueño, para levantar una casa de acogida de niños huérfanos: “Ver cómo se levantaba este hogar, piedra a piedra, ha significado mucho para todos nosotros. Lo último que levantamos fue ese pequeño hospital llamado Casa Esperança, con quince habitaciones, consultorios y sala de curativos. Este lugar es mi sitio”. “Solo fui capaz de reconocerme como padre en Casa do Gaiato”, declaraba hace diez años a un canal portugués de televisión. 

Su familia, a la que adora y respeta, vive en Portugal. Nos referimos a la biológica: “Desde que me ordené sacerdote en 1958, supieron que quería enfocar mi trabajo compartiendo y ayudando a los más necesitados, sobre el terreno. Mi padre no estuvo siempre tan a favor, pero finalmente tuvieron que  comprenderme”.  De vez en cuando tiene que ir a Portugal, por razones médicas. Abrazará con ilusión a su familia, pero siempre será un viaje de visita. 

Su ritmo actual no es ni mucho menos el de siempre, pero no se le despistan los detalles. En un recorrido que arranca después de su reposo a media tarde, y acaba con el ocaso, el Padre se pone al día en la marcha de todos los talleres y departamentos de la finca de Casa do Gaiato. Bajándose del auto en cada uno de ellos, charla con responsables y trabajadores, mezclando el hoy por hoy, con sus recuerdos. 

En el taller de mecánica, le pregunta a Arquimedis por la pieza que le falta a la ambulancia. En la carpintería, me muestra el tronco gigante que pronto será madera, evocando los días en que allí se fabricaban cantidades de  pupitres, ventanas, puertas… Pasamos por la granja y me indica el aviario recién acondicionado para la llegada inminente de un buen montón de pintos (polluelos). Abre con destreza las portezuelas de corrales y establos, y me pregunta si conozco la pocilga. “Los animales están bien. Cuando no hemos podido cuidarlos debidamente,  nos hemos deshecho de ellos".

Además del 25 cumpleaños de Casa do Gaiato, su hermana pequeña, en edad, Fundação Encontro, soplaba el 22 de marzo las cinco velitas de su tarta. Ni uno solo de los miembros de Encontro, más del 90 por cien mozambiqueños, con los que charlo, deja de referirse al Sr. Padre, “como el hombre que, junto a Quiteria, nos dio la oportunidad de construir un futuro, estudiando y trabajando”. Coinciden   Mambo, Gonçalvez, Almerinda, Ana, Alberto, Antonio, Inês, Deolinda…, hoy titulares de departamentos como Recursos Humanos,  Nuevos Proyectos, Área de Educación, Salud, Subdirección Pedagógica…

“Fundação Encontro nació de nuestro deseo de asistir a la población de las aldeas más cercanas. Pusimos en práctica la formación y el trabajo comunitario con la excelente ayuda de María José Castro, hoy Directora, o en aquellos tiempos Maqui Abad, que se ocupó de impulsar una serie de iniciativas económicas, que luego han acabado gestionando los propios vecinos. El tema de la salud era dramático. SIDA, desnutrición infantil, cólera, tuberculosis… Y en todo esto hay que seguir trabajando. ” 

“También hemos vivido puntos de inflexión. Momentos de flaqueza económica que nos han obligado a vender terrenos o abandonar actividades, para poder mantener la dinámica básica del colegio y las atenciones a los niños. La crisis europea se ha notado en el bajón de la cooperación, principalmente española y portuguesa”. “África  es el túnel en cuyo final he visto la luz”, escribe el Padre en su blog. “Los pobres siempre son capaces de repartir, incluso cuando no les sobra”. 

Acabamos la charla e insisto en acompañarle a su siguiente destino. El Padre suele rezar antes de la cena, que comparte con la organizada multitud que poblamos ese lugar prodigioso. Aunque, puede que antes de recogerse en la capillita pegada al comedor, pase por el despacho de Quiteria, y se  regale el gusto de fumarse un cigarro. Poca y con creces merecida recompensa, para una labor tan grande. 

Sol Alonso

 

2015-06-07-20-52-49_deco.jpg 

JoomBall - Cookies

Noticias lista

  • ¡Feliz cumpleaños, Chabane! >

    El pequeño Chabane ha cumplido 5 años. Anoche, tras la cena, para los más pequeños hubo fiesta.  Juguetes, globos, zumos Leer Más
  • Primer día de escuela >

    Comenzaron las clases  en Casa do Gaiato, igual que en todo Mozambique. Se acabó la brincadeira veraniega. Toca ponerse el uniforme, obligatorio en el estado,  Leer Más
  • Día de rodaje. Cuidados pre-natal >

    Un altísimo índice de mujeres mozambiqueñas, como tantas  africanas, dejan sus embarazos en manos del destino, la experiencia de sus Leer Más
  • El reencuentro de Vasquinho y su madre >

    Uno de los lugares más transitados de Casa do Gaiato es el pequeño corredor abierto por el que se accede al despacho Leer Más
  • Un viaje muy especial >

    Artículo escrito por Inés Gil de Antuñano Nos disponemos a volver a Casa do Gaiato desde Maputo. Hay diferentes medios de Leer Más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8

Boletín de noticias

 
He leído y acepto los términos y condiciones