Imagen-sello-fund-libertad

Spanish English Portuguese
27 Jul 2013

Estamos Juntos

Hola a todos,

Me llamo Marta, y soy una de las voluntarias de la Casa do Gaiato de Maputo. Llegué aquí gracias a que la Fundación Mozambique Sur intercedió por mí, contando a los responsables de la casa quién soy y a qué me dedico. Qué majos.

Así que aquí estoy, desde hace más de dos meses, en este lugar perdido del mundo, en una familiar casa de acogida, además de escuela, en medio de una montaña de la aldea de Massaca, entre la ciudad de Maputo y Suazilandia. Esto es un oasis en el que corren por aquí y por allá alrededor de ciento cincuenta chavales, y durante la semana se suman otros varios cientos que vienen desde sus aldeas en autobús, el machimbombo, para asistir a la escuela.

La organización de la Casa me tiene absolutamente impresionada. Los niños que aquí viven, en un ejercicio de auto-responsabilidad que desde la dirección tratan de potenciar, se encargan de realizar prácticamente todas las tareas, siendo supervisados por profesionales en las tareas más delicadas. Desde limpiar las habitaciones, preparar las comidas, atender las mesas, la jardinería, el huerto, el cuidado, limpieza y manutención de los animales, el lavado y planchado de la ropa y hasta las curaciones sencillas. También se cuidan entre ellos. La Casa do Gaiato se divide en varias casitas en las que viven los niños según grupos de edad, además de algunos supervisores por casa que suelen tener unos pocos años mas. Los que hacen estudios superiores no viven aquí. Son hijos mayores que tienen que salir de casa y vivir donde estudian; ese es uno de los pesos pesados en concepto de gastos económicos.

Pero no es oro todo lo que reluce. Muchos de estos niños aquí han vivido cosas que la mayoría de nosotros no viviremos en la vida. Algunos están más solos que la una, y otros… pues digamos que es mejor que estén solos que mal acompañados. También están las familias que no pueden alimentar o cuidar a sus hijos, y por eso están aquí. Gracias a la seguridad y la calma que les produce la repetición de horarios, el ambiente limpio y tranquilo, la belleza del lugar y el cariño con que les acogen el padre José María y mamá Quiteria, se sienten más felices y confortables, aunque la labor es constante.

El día a día tiene una actividad incesante para todosDesde antes del amanecer hasta entrada la noche, nos hallamos en el más absoluto presente. Siempre. Es lo que exige esta situación en la que nos sumergimos cada día.

Os cuento qué hago yo. En España me licencié en Arte Dramático; soy actriz, profesora y contadora de cuentos. Así que aquí me paso mañana y tarde en la escuela contando historias y cantando a diestro y siniestro. También paso cada día por Casa Mãe, la de los más pequeños, para hacer una sesión mimosa de bebeteca y también por Casa 1 , donde viven los de 6 a 9, para hacer teatro y tratar de encauzar esa extraordinaria energía que tienen, y que aún no saben bien cómo gestionar. Últimamente dedico muchas horas a la biblioteca escolar; estamos tratando de remodelarla para convertirla en un espacio atractivo para los chavales.

Yo también aprendo nuevos juegos infantiles, doy mis primeros pasos de baile de la tradicional Marrabenta, y charlo más de lo que quisiera sobre la crisis española. Qué pesados, todos preguntan. Conocen, de un modo somero, la situación de nuestro país, y yo me ahorro eso de contarles que allá no sabemos ni situar Mozambique en el mapa. La alegría de la gente, aquí, parece un asunto de estado, y las amplias sonrisas pueblan la Escola de la Casa do Gaiato.

Me despido con la maravillosa despedida que se estila aqui, la frase:
Estamos juntos.

Cursos de creatividad y animación a ala lectura en Mozambique

Cursos de creatividad y animación a la lectura en Mozambique

Clase de teatro en mozambique

mozambique en imágenes

Cuentacuentos

cuentacuentos en Mozambique

cuentos mozambique 2

Cuentacuentos realizados por Marta Marco en el área de actuación  de la Fundación Mozambique Sur

SAMSUNG

Noticias

  • Día internacional del Niño >

    Un grupo de 15 mujeres escucha atentamente cómo preparar un rico guiso con banana verde mientras otras aprenden a moler Leer Más
  • ¡Feliz cumpleaños, Chabane! >

    El pequeño Chabane ha cumplido 5 años. Anoche, tras la cena, para los más pequeños hubo fiesta.  Juguetes, globos, zumos Leer Más
  • Primer día de escuela >

    Comenzaron las clases  en Casa do Gaiato, igual que en todo Mozambique. Se acabó la brincadeira veraniega. Toca ponerse el uniforme, obligatorio en el estado,  Leer Más
  • Día de rodaje. Cuidados pre-natal >

    Un altísimo índice de mujeres mozambiqueñas, como tantas  africanas, dejan sus embarazos en manos del destino, la experiencia de sus Leer Más
  • El reencuentro de Vasquinho y su madre >

    Uno de los lugares más transitados de Casa do Gaiato es el pequeño corredor abierto por el que se accede al despacho Leer Más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8

JoomBall - Cookies

Boletín de noticias

 
He leído y acepto los términos y condiciones