Imagen-sello-fund-libertad

Spanish English Portuguese
29 Nov 2017

La vida de un tapón de cloro

El Umbuluzi es un río muy concurrido desde bien temprano. Antes de vislumbrar la orilla más accesible desde la aldea de Massaca, ya se escuchan como latigazos, los sonidos de la ropa al estamparse contra las piedras, en un programa manual que incluye prelavado, lavado, aclaradocon suavizante, y centrifugado intenso. Pero el agua de este río no se utiliza solo para la colada, o el aseo personal. También se bebe. Así, directamente, del caudal a la boca. Como si fuera un grifo. Venenoso en efecto, pero el único que tienen.

20171114_085002.jpg

 

Un bidón de agua potable cuesta 4 meticais, que aunque al cambio parezca una minucia, es una fortuna para quienes no tienen nada. Hace un par de semanas se detectaron algunos picos de diarrea en los centros de salud de Fundaçao Encontro. No fueron cifras extremadamente graves, pero siguiendo la norma de oro en educación para la salud, la prevención, los chicos y chicas de Khumbuka, el grupo de activistas de la fundación, se pusieron en marcha para intervenir el tramo del río Umbeluzi que pasa por la aldea de Massaca.

 

20171114_090651.jpg

Una esquina bella y peligrosa que igual hace de bañera que de lavandería, o piscina para los chavales si el calor aprieta. También es la espita que llena los bidones para uso doméstico.

Cocinar con agua del río no es tan grave, pero un trago, puede causar una epidemia. “La gente piensa que el agua del río no se contamina porque es corriente.

20171114_085743.jpg

 

Hay que explicarles que no sucede así, precisan los activistas Miquelina y Tosé encabezan el grupo de Khumbuka que se traslada hasta el Umbeluzi para enseñar cómo se clora el agua. “Hay que colocar un tapón de cloro por bidón, dejarlo reposar tres cuartos de hora, y ya puede utilizarse”. Pero el trabajo no se queda ahí. Con mascarilla, guantes de latex, y armados de rastrillos comienzan a desalojar la porquería acumulada en las orillas. Restos de ropa descompuesta, cartones, plásticos, papeles, y hasta algún par de zapatos. Sacar toda esa basura
lleva un tiempo, y aunque saben que volverá a cumularse, no se desaniman.

20171114_085357.jpg

Suben varias carretillas llenas de aquel chapapote hediondo, para acumularlas en un lugar donde, serán devoradas por el fuego una vez secas.

Y entre tanto, las charlas. Un tapón, dos, tres…

20171114_095424.jpg

 

En Mozambique un par de ideas vitales cruzan la frente de cualquiera nada más despertarse, y se materializan enseguida en sus cabezas. No es arte de magia; es necesidad. Agua y leña. Bidones que las mujeres cargan sin perder el equilibrio aun pisando suelos movedizos, y espesos hazes de leña que se enredan con sus trenzas en una tormenta de ideas que siempre tiene el mismo fin: sobrevivir. 


Sol Alonso

{modulegaleria-blog-la-vida-de-un-tapon-de-cloro}

 

 

JoomBall - Cookies

Noticias lista

  • ¡Feliz cumpleaños, Chabane! >

    El pequeño Chabane ha cumplido 5 años. Anoche, tras la cena, para los más pequeños hubo fiesta.  Juguetes, globos, zumos Leer Más
  • Primer día de escuela >

    Comenzaron las clases  en Casa do Gaiato, igual que en todo Mozambique. Se acabó la brincadeira veraniega. Toca ponerse el uniforme, obligatorio en el estado,  Leer Más
  • Día de rodaje. Cuidados pre-natal >

    Un altísimo índice de mujeres mozambiqueñas, como tantas  africanas, dejan sus embarazos en manos del destino, la experiencia de sus Leer Más
  • El reencuentro de Vasquinho y su madre >

    Uno de los lugares más transitados de Casa do Gaiato es el pequeño corredor abierto por el que se accede al despacho Leer Más
  • Un viaje muy especial >

    Artículo escrito por Inés Gil de Antuñano Nos disponemos a volver a Casa do Gaiato desde Maputo. Hay diferentes medios de Leer Más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8

Boletín de noticias