Imagen-sello-fund-libertad

Spanish English Portuguese

El pasado sábado día 3 de Mayo, la Casa do Gaito tuvo un día lleno de actividad. Vinieron a pasar el día más de 70 trabajadores de un banco de Mozambique, el Millenium BIM, para hacer juntos algo que valiese la pena.

Hubo un poco de todo, trabajando mano a mano trabajadores y chavales de la casa. Se pintaron paredes, columpios y arreglaron las zonas de juegos colocando neumáticos viejos y decorándolos.

Algunas manualidades y actividades para los más pequeños, se pintaron algunas caras, dibujos y otros objetos muy decorativos.

UN DIA LLENO DE ACTIVIDAD 1

Donaron 1200 pollitos para engordar con la correspondiente alimentación, algunos juegos para los chavales, una televisión y camisetas para todos.

Y gracias a la mediación del banco, personal de la oficina local vino para hacer los documentos de identificación a 200 niños y niñas de la zona, la mayor parte alumnos del colegio.

UN DIA LLENO DE ACTIVIDAD 2

Todos juntos disfrutamos de una deliciosa comida, gracias al esfuerzo del equipo de cocina, ¡comimos casi 250 personas y nos chupamos los dedos!.

UN DIA LLENO DE ACTIVIDAD 3UN DIA LLENO DE ACTIVIDAD 4

UN DIA LLENO DE ACTIVIDAD 5La tarde terminó con bailes, historias, bromas y un partidillo de fútbol entre chavales y trabajadores.

Vaya un día intenso, interesante y lleno de esfuerzo compartido por parte de todos y para el bien de todos.

UN DIA LLENO DE ACTIVIDAD 6UN DIA LLENO DE ACTIVIDAD 7

Artículo escrito por Inés Gil de Antuñano

Nos disponemos a volver a Casa do Gaiato desde Maputo. Hay diferentes medios de transporte disponibles: las “chapas”, unas camionetas en las que se amontonan personas hasta salirse literalmente por las ventanas; los autobuses, donde la mitad de los pasajeros va de pie en el pasillo; los camiones abiertos, que son otro medio común y aquí se refieren a esta forma de viajar como “I love you”, porque el único punto de apoyo, al ir todos en pie, es la persona que va delante o al lado a la que te tienes que pegar mucho o agarrar fuerte, en ocasiones, para no caer. Pero decidimos optar por el tren, “ir de comboio”, que además de ser una experiencia nueva aquí en Mozambique, nos deja justo en la entrada de Casa do Gaiato, ya que la “estación” está a 4 Km del pueblo de Massaca, nosotros apenas tenemos que dar unos pasos hasta casa.

foto 3 fmsEl viaje fue para mí, más que nada, una experiencia del coraje y tesón de las gentes de esta tierra, que cada día viajan a la ciudad para trabajar. El tren sale todos los días de Goba, la frontera, a Maputo muy de mañana, pasa por Casa do Gaiato a las 4:30 am, y vuelve de tarde, con una salida aproximada entre las 6 y las 6:30 pm de Maputo, llegando a casa en torno a las 8 pm. Nosotros llegamos a la estación hacia las 5 de la tarde para coger sitio, es bueno ser previsores, como luego pudimos comprobar. Tuvimos la suerte de encontrarnos mientras hacíamos cola con uno de los Gaiatos, que ya han salido de la Casa para realizar estudios medios y superiores en la capital y que vuelven el fin de semana, son unos 80. La estación es un edificio precioso, con una arquitectura colonial afrancesada, diseñada por el famoso arquitecto Gustav Eiffel, y tendría a estas horas unos 2 o 3 trenes para salir. Llegamos a nuestro tren y nos disponemos a sentarnos, todavía había algunos sitios disponibles que en poco tiempo se van ocupando, y siguen llegando más personas continuamente. Al irnos a acomodar empezamos a caer en la cuenta de las condiciones del tren: no tenía ventanas, sólo los huecos, los bancos corridos que una vez fueron acolchados ya sólo eran tablas de madera. Según pasa el tiempo y cae la noche, se va haciendo oscuro fuera y dentro del tren, pues cual es nuestra sorpresa, el tren tampoco tiene luz… Y así acaban de acomodarse todas las personas, en todos los espacios posibles, y nuestros Gaiatos (ya se nos ha unido otro) siguen con sus tareas aun en estas condiciones no tan propicias, uno de ellos sigue dibujando a la luz de la linterna del móvil que le sostiene su “hermano”.

foto 2 fmsArrancamos más o menos a la hora prevista (la salida nunca es muy precisa: “hora africana”), y comenzamos a salir de la ciudad. Dentro sólo hay oscuridad, excepto algunas linternas de vez en cuando, y fuera se van a pagando las luces al dejar atrás la ciudad. Llegamos entonces al campo y ya no se ve nada, ni dentro, ni fuera, y comienza a hacer mucho frío, sí frío, entra por todos lados y las personas dentro del tren empiezan a acurrucarse. Sólo las estaciones más nombradas tienen luz, las otras son “en mitad de la nada”, nos preguntamos cómo la gente sabe donde están, y al bajar se pierden en fila en la oscuridad del “mato”. Gracias a Dios no tardamos demasiado en llegar, porque también nosotros empezábamos a sentir mucho el frío. Miramos a la pobre gente, ya queda menos, y eso se nota, sin poder resguardarse en ningún lado de tanto aire, pronto llegarán a casa. Pero nadie se queja, es la vida, es así: difícil. A nuestros chavales les queda casi un kilómetro para subir la cuesta a pie hasta la Casa, pero a la luz de la luna ahí marchan contentos de llegar.

Inés Gil-Antuñano

Uno de los lugares más transitados de Casa do Gaiato es el pequeño corredor abierto por el que se accede al despacho de Quiteria Torres,  alma mater del centro. Es sencillo y fresco,  ornamentado, con la complicidad de las plantas naturales que no se acobardan a pesar de la sequía.

Barullo de vida. Casa do Gaiato puede ser cualquier cosa salvo un lugar solitario.  En el trajín se cruzan trabajadores habituales, visitas, proveedores, colaboradores de la Fundación Encontro, asistentes sociales, familiares de los internos y, por supuesto, niños.

Este medio día cuatro personas llaman mi atención. Esperan pacientemente sentadas. Una mujer, dos chicos y una linda bebé vestida de verde esperanza. Podrían ser, o no, de la misma familia. Sabiendo como ahora sé el desenlace de la historia puede que mi primera impresión se distorsione. Tampoco hacen falta dotes de adivino o una bola de cristal para saber que  el tiempo allí no se malgasta. Del despacho de Mamá Quiteria nadie sale con las manos vacías y no hablo de lo material, aunque también.

La mujer apenas rebasa la treintena.  Uno de los chicos es adolescente, el otro está en vías de su propia revolución hormonal y la pequeña, que aún no camina, tiene el pelo curiosamente claro.  María José Castro, la otra mitad del alma de la Casa, me cuenta luego que el tono de sus rizos no denota exotismo sino desnutrición.

Ellas son Sauna y Alicia. Ellos, Vasquinho y Petrosse. Una madre y tres de los siete hijos habidos  con dos maridos. En la actualidad es doble viuda y para los efectos acaba de nacer. Vasquinho llegó a Casa do Gaiato con 2 años. Estudia 4º de la ESO y puede ser un buen futuro electricista.  Llegó a la Casa en 2001 cuando todos dieron a Sauna por muerta a manos de su primer esposo. Un tipo que la maltrataba sin pudor y que una noche cumplió con la amenaza de quitarle la vida, escudado por los celos.

PETROSSE SAUNA ALICIA VASQUINHO

Vasquinho creció huérfano de madre y con un padre asesino encarcelado, al fin, tras una fuga a Sudáfrica. Con seis años, el chiquillo explicaba sus terribles carencias parentales sin omitir detalles. El personal de Casa do Gaiato jamás  oculta a los muchachos lo casi siempre terrible de sus orígenes.  La familia paterna de Vasquinho,  una abuela y una tía,  culpa a la madre de todas las desgracias.

Volviendo al lugar del crimen, días después de la desaparición de Sauna, un reguero de sangre, jirones de ropa y una tumba en el monte que la policía no examina por el desorbitado coste de la exhumación, confirman las peores sospechas. Todos convienen en que Sauna Xivule yace allí.

Terrible crimen machista. Los humildes vecinos de la aldea de Massaca se manifiestan contra  el asesinato. El tiempo pasa y Vasquinho crece siendo un muchacho especial, uno de los que más huella deja en Casa do Gaiato.

Hace dos años Quiteria habló con María José: “Dice Vasquinho que su madre está viva”.

Hay que creer en los milagros, y no hablo de una resurrección. La noticia se propaga por la zona. También la duda. ¿Será verdad o puras habladurías?  Cuesta dar el primer paso pero Quiteria y María José no son de esas mujeres que dejan lo importante al albur del destino. En la aldea de Moamba, una mujer que podría ser Sauna, ha relatado en la Iglesia cómo huyó de la muerte dejando abandonados forzosamente a sus hijos.

Quiteria alienta un encuentro. Vasquinho acepta. La familia paterna, finalmente, también. Hace dos días que el chico conoció a su madre.

Esta misma mañana ha presenciado cómo Almerinda, la deliciosa enfermera que trabaja en Massaca con la Fundación Encontro,  traduce del changana al portugués las palabras de Sauna explicando cómo esquivó a la muerte.  Sauna contiene el llanto a duras penas, Almerinda, a veces, no.

Con una serenidad pasmosa, Sauna va relatando cómo se zafó de su agresor. Con la ropa destrozada, el cuerpo magullado y el pelo bestialmente arrancado del cuero cabelludo a golpe de catana.  15 días de éxodo desorientado, sin comer y exprimiendo fuerzas de mísera flaqueza. Despreciada por quien se cruza en su camino y la considera una indigente perturbada. Temerosa de ser vista, de volverse a cruzar con su marido, de que la policía no la quiera creer.

Por fin, en la ciudad de Matola,  da con una mujer que le tiende una mano. Sauna está embarazada de dos meses. Decide irse a Moamba, su aldea natal. Al año conoce a su segundo esposo, que ahora acaba de morir. Tiene cuatro hijos más.

Cuando Sauna da por acabado su brutal relato, Quiteria interviene pensando en el futuro de los chicos, especialmente de Vasquinho.

- “Vasquinho, ¿quieres ayudar a tu madre?”

- “Puedo”, responde. “Aprendí electricidad, aquí en la Casa.  Podría  buscar un trabajo”.

A la reunión también asiste Alberto Magia, antiguo profesor de Casa do Gaiato y ahora jefe de estudios en el centro Malangatana.  Convienen en que lo mejor es que Vasquinho acabe sus estudios.

Quiteria les ofrece un dinero para comer bien al menos unos días. Salimos del despacho e inmortalizamos el encuentro. Vasquinho cambia por unas noches su confortable cama en Casa do Gaiato por el lecho de la choza, cerca de su madre. Su generosa sonrisa en cada foto nos anega el corazón.

Alicia  se entretiene con un chupa chups de fresa. Sí, es una niña feliz.

  • foto-evento-padel-solidario-1.jpg
  • foto-evento-padel-solidario-2.jpg
  • foto-evento-padel-solidario-3.jpg
  • foto-evento-padel-solidario-4.jpg
  • foto-evento-padel-solidario-5.jpg
  • foto-evento-padel-solidario-6.jpg
  • foto-evento-padel-solidario-7.jpg

Una vez más, el 17 de octubre, celebramos nuestro torneo de Padel solidario contra la desnutrición infantil en Massaca. Ni un poco de lluvia pudo parar esta fiesta. Gracias a la entrega y buen rollo de todos los participantes vimos fantásticos duelos y conseguimos 840€ que facilitarán la continuidad de nuestro programa contra la desnutrición infantil. Agradecemos de todo corazón la colaboración del Body Factory Prado Somosaguas para que este evento pudiera llevarse a cabo. Asimismo, agradecemos a Cortefiel, Pat`s y Natura sus regalos para los ganadores. Os esperamos el año que viene!

  • evento-carrera-ford-1.jpg
  • evento-carrera-ford-2.jpg
  • evento-carrera-ford-3.jpg
  • evento-carrera-ford-4.jpg
  • evento-carrera-ford-5.jpg
  • evento-carrera-ford-6.jpg
  • evento-carrera-ford-7.jpg
  • evento-carrera-ford-8.jpg
  • evento-carrera-ford-9.jpg
  • evento-carrera-ford-10.jpg
  • evento-carrera-ford-11.jpg
  • evento-carrera-ford-12.jpg
  • evento-carrera-ford-13.jpg
  • evento-carrera-ford-14.jpg
  • evento-carrera-ford-15.jpg
  • evento-carrera-ford-16.jpg
  • evento-carrera-ford-17.jpg

El 10 y 11 de julio estuvimos compitiendo en la prueba solidaria 24 Horas Ford, en el circuito del Jarama. Nuestros embajadores solidarios, la actriz Carolina Lapausa y el cantante y escritor Luis Ramiro, arrancaron la prueba con mucha ilusión y ganas. La suerte no nos acompañó, pero nuestro coche, patrocinado por ABC, consiguió el objetivo de llegar a la meta. Agradecemos de corazón el esfuerzo a todos nuestros pilotos, que se dejaron la piel a pesar de las circunstancias adversas. Y también agradecemos el enorme cariño recibido por parte de tantos amigos y simpatizantes de la fundación, en redes sociales nuestro resultado fue fantástico.

  • 20150522_093106.jpg
  • 20150522_094022.jpg
  • 20150522_095501.jpg
  • 20150522_100946.jpg

El día 22 de mayo se celebró en el Colegio Decroly de Madrid el Día de la Solidaridad. Con este colegio tenemos desde hace varios años una magnífica relación, que se plasma en un convenio de colaboración. Así que no podíamos faltar en su Día de la Solidaridad. Gracias a dos de nuestros voluntarios, Inés e Iñaki, profesores de música, organizamos una actividad de cuentacuentos musicado a 80 niños de 1º y 2º de Primaria. El cuento consistió en una vieja leyenda del sur de Mozambique, que fascinó a los niños, todo aderezado con la música de varios instrumentos que llevaron Inés e Iñaki.

  • Fuenlabrada_1.jpg
  • Fuenlabrada_2.jpg
  • Fuenlabrada_3.jpg
  • Fuenlabrada_4.jpg

El día 21 de abril firmamos un convenio de colaboración con el Ayuntamiento de Fuenlabrada, mediante el cual el citado consistorio se compromete a apoyar las actividades del Centro Infantil de Massaca, donde más de 450 niños menores de seis años reciben atención educativa, seguimiento médico y apoyo alimentario. El Ayuntamiento proporciona para tal fin una dotación de 48.388 euros, dando continuidad a un compromiso con los niños de Massaca que se inició en el año 2010. Agradecemos enormemente la solidaridad de la población fuenlabreña.

  • Deporte_orientacion_1.jpg
  • Deporte_orientacion_2.jpg
  • Deporte_orientacion_3.jpg
  • Deporte_orientacion_4.JPG

El día 12 de abril celebramos en el Parque del Oeste de Madrid una carrera solidaria de deporte de orientación, en la que participaron más de 200 corredores, recaudándose 1.661 euros que irán destinados a traer a España a cuatro niños del orfanato Casa do Gaiato para que participen en diversas pruebas de orientación en España.

  • img_8275_web.jpg
  • impulso-iniciativas-econ_1.jpg
  • impulso-iniciativas-econ_2.jpg
  • impulso-iniciativas-econ_3.jpg
  • _mg_8218.jpg
  • _mg_8219.jpg

Nombre del proyecto

Impulso al programa de iniciativas económicas en el sur de Mozambique


Objetivos

  • Reforzar la capacidad financiera y de gestión para orientar, planificar, registrar y medir la actividad desarrollada.
  • Capacitar al personal local para gestionar los recursos financieros en forma de microcréditos que se apliquen a las iniciativas económicas.
  • Establecer un fondo rotatorio.

Nombre del proyecto

 Apoyo a la salud materno infantil


 

Objectivos

  • Fortalecer el acceso a los servicios básicos de salud para madres y niños menores de cinco años.
  • Reducir la desnutrición infantil y las madres por debajo del 5% en las aldeas participantes.
  • Reducir la prevalencia de enfermedades infecciosas en niños y sus madres.
  • Implementar estrategias dinámicas de información, educación y comunicación en las aldeas.
 
Página 6 de 7

Noticias

  • Día internacional del Niño >

    Un grupo de 15 mujeres escucha atentamente cómo preparar un rico guiso con banana verde mientras otras aprenden a moler Leer Más
  • ¡Feliz cumpleaños, Chabane! >

    El pequeño Chabane ha cumplido 5 años. Anoche, tras la cena, para los más pequeños hubo fiesta.  Juguetes, globos, zumos Leer Más
  • Primer día de escuela >

    Comenzaron las clases  en Casa do Gaiato, igual que en todo Mozambique. Se acabó la brincadeira veraniega. Toca ponerse el uniforme, obligatorio en el estado,  Leer Más
  • Día de rodaje. Cuidados pre-natal >

    Un altísimo índice de mujeres mozambiqueñas, como tantas  africanas, dejan sus embarazos en manos del destino, la experiencia de sus Leer Más
  • El reencuentro de Vasquinho y su madre >

    Uno de los lugares más transitados de Casa do Gaiato es el pequeño corredor abierto por el que se accede al despacho Leer Más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8

JoomBall - Cookies

Boletín de noticias

 
He leído y acepto los términos y condiciones